Las barbacoas de leña, gas y eléctricas para el jardín

Siempre que organizamos en verano una fiesta en el jardín no falta la barbacoa. Es por ello que este artículo quiero hablar de ésta como elemento para decorar el jardín y cómo elemento lúdico. Vamos a ver qué modelos de barbacoas se adaptan más a ti.

Tenemos tres tipos de barbacoas básicas: las de leña o carbón (brasas), las eléctricas y las que funcionana con gas. Por otro lado, se pueden clasificar en fijas o móviles según podamos, o no, desplazarlas. Todo esto tendremos que tenerlo en cuenta a la hora de comprar una barbacoa. También debes tener en cuenta tus necesidades a la hora de renovar la tuya antigua.

La barbacoa de leña

Este tipo puede que sea la más popular, por su utilización en jardines de todo el mundo cuando llega el verano y el sol. Funcionan a base de carbón vegetal, con unas pastillas de encendido que nos facilitarán la tarea de encender las brasas.

Son idóneas para los más “puristas” de las fiestas de jardín, porque es un hecho que las brasas, y sobre todo la lecha, incorporan a la comida un estupendo aroma y sabor a ahumado. Las desventaja, aunque son pocas, las hay. Puede ser molesto retirar leña para acortar el fuego. También está el tema del humo y limpieza, que es bastante trabajosa.

Tenemos barbacoas de leña incluso de un solo uso; cuyo precio ronda los tres euros. Disponen de un kit al adquirirlas para encenderlas y apagarlas. Son muy útiles si organizamos comidas esporádias en el jardín.

Las barbacoas móviles disponen de unas ruedecitas en sus patas para poder trasladarlas a través del jardín. Suelen incorporar rejillas para ajustar la altura y paravientos. Suelen rondar los 50 € de precio. También tenemos por un poco menos dinero, 46 €, las que se pliegan a modo de carrito para trasladarlas igualmente. Vienen con sus fundas, con tapaderas e incluso algunas con una pequeña chimenea.

Barbacoas a gas

Cuando queremos comer en el jardín, y durante varios días a la semana, las que mejor funcionan, y se adaptarán a dicha necesidad, son las que funcionan con gas. Ideal para cocinar a la plancha, ya que distribuyen el calor por toda la superficie. Además, la limpieza es mucho más sencilla.

Las desventajas es que suelen tener un precio elevado, además de que no dejan un tan buen sabor como las barbacoas de leña.

Las más básicas cuenta con solo uno o dos quemadores, y una estructura central realizada con aluminio. Si quieres más quemadores tendrás que pagar más dinero, llegando a precios en los que ya existen barbacoas de acero inoxidable.